viernes, 29 de noviembre de 2013

¿Me entiendes?

"Si viéramos realmente el Universo, tal vez lo entenderíamos". (Jorge Luis Borges).
"Si quieres comprobar la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin". (Antoine de saint-Exupery).
"El idioma del corazón es universal: sólo se necesita sensibilidad para entenderle y hablarle". (Jacques Duclós).
"El entendimiento es una tabla lisa en la cuál nada hay escrito". (Sigmund Freud).
A veces, dejamos de ser tolerantes con los demás seres que nos rodean. Así, empiezan los roces, las peleas, las discusiones  y los malentendidos y muchas veces nos hieren o herimos sin querer y sin necesidad.
Los seres humanos fuimos creados para convivir con otras personas y no para estar solos y alejados del resto de la sociedad, pero a veces estamos tan ensimismados en nuestra forma de vivir y de ver la realidad que nos volvemos egoístas y nos volvemos poco tolerantes.
Debemos tener una mente más flexible y abierta, para poder entender y ser más tolerantes con nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo, alumnos...etc.
Ser tolerante implica aceptar ideas u opiniones contrarias, sin necesidad de discutir para lograr un acuerdo o imponer la visión propia.
Es importante evitar juzgar a los demás, aunque sea difícil, siempre nos creemos con el derecho de decir cómo es la mejor forma de actuar,  y condenamos a una persona sin realmente saber las condiciones que la llevaron a cometer un error o actuar de determinada manera.
Solemos lanzar rápidos comentarios de condena ante un comportamiento, y no analizamos la situación desde varios puntos de vista.
Hay que tener en cuenta que la falta de flexibilidad e intolerancia suelen hacernos más daño  a nosotros que a la persona que las recibe.
Nosotros somos los que quedamos disconformes y con rabia, mientras que los demás están ocupados con su forma de pensar y sus decisiones.
Hagamos el intento de ser más tolerantes y viviremos en un mundo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario