miércoles, 13 de noviembre de 2013

El punto G del cerebro y otros...

Nuestro hombre ideal tiene un nombre: dopamina.
Quizás te resulte demasiado malsonante, pero este neurotransmisor está considerado el punto G del cerebro, ya que es el encargado de poner en marcha mágicamente las zonas subcorticales, generando sensaciones de placer cuando ante nosotros aparecen ciertos hombres en detrimento de otros muchos que , muy a su pesar, se mueren por nuestros huesos y pasan inadvertidos ante nuestros ojos.
Normalmente nuestro cerebro asocia los rasgos simétricos con la belleza, lo deseable.
Y sexualmente, el punto G:
El del hombre se denomina punto P por su relación con la próstata, que es el órgano estimulado, aunque también se le suele llamar punto G masculino. Esta estimulación suele realizarse a través de la pared del recto, por su lado opuesto al que da a la espalda, para entendernos. Puede notarse, a unos 5 centímetros y usando un dedo, la próstata en sí, un bultito como del tamaño de una nuez, que produce sensaciones placenteras ya que tiene terminaciones nerviosas.
El punto G, en la mujer, se halla en el canal vaginal, en la pared superior y más o menos a un tercio de distancia de la entrada, o a cinco centímetros aproximadamente. No es realmente un punto, sino un área pequeña un poco rugosa y eréctil, también accesible con un dedo, arqueándolo un poco hacia arriba justo cuando se nota un pliegue en esa pared superior vaginal.
No todas las mujeres son sensibles a esta estimulación, y es más probable que resulte eficaz cuando se practica en un momento de gran excitación. Está asociado con unas glándulas parauretrales situadas cerca de la raíz del clítoris, con lo que el estímulo puede que también tenga que ver con éste, este mecanismo es algo que aún no está del todo claro.
"Está bien que una mujer intente buscar su punto G, pero no se tiene que preocupar si no lo encuentra". (Petra Boyne)
"Una mujer no es imperfecta si no encuentra su punto G". (Andrea Burry)
Dejemos de buscar algo que a igual que las fantasías y los sueños, están en nuestro cerebro.
Creo que es bueno estar informados de todas las cosas. Y en temas de sexo todavía hay mucha desinformación .

No hay comentarios:

Publicar un comentario