martes, 16 de mayo de 2017

Te amo y te admiro

- "Lo que sorprende,sorprende una vez, pero lo que es admirable lo es más cuanto más se admira". (Joseph Joubert)
- "Admiramos las cosas por motivos, pero las amamos sin motivos". (Gilbert Keith Chesterton)
- "En el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio".(Albert Camus)
- "Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres".(Tristan Bernard)
- "Amamos siempre a los que nos admiran, pero no siempre a los que admiramos". (Francois de La Rochefoucauld)

La admiración es la clave del amor.

Admiramos el carácter de una persona, su inteligencia, a la persona en general.

La admiración siempre es de tipo intelectual. Reconocer el valor del otro, contemplar sus cualidades con agradecimiento.
La belleza física atrae a la vista, mientras que el conocimiento produce admiración que atrae como un imán a nivel emocional y sensible, por este motivo, existen tantos casos de alumnas que en algún momento se sintieron atraídas por un profesor o profesora.
Detrás de la admiración existe en estos casos cierto grado de idealización.
La admiración no sólo es esencial en el amor ideal sino también en el amor real. Es decir, en una pareja no sólo debe existir amor, sino también amistad y admiración, es decir, respeto.
Respeto por la belleza interior que tiene la otra persona, por la capacidad que tiene de vivir con optimismo, por la energía incansable que muestra incluso en las circunstancias más difíciles, por el talento que muestra en el arte, por su conversación y su riqueza de vocabulario…
Pero en el verdadero amor, cuando una persona ama a otra realmente, puede descubrir nuevos motivos de admiración en la medida en que conoce más a la otra persona.
La admiración se alimenta a base de novedad, de conocimiento mutuo, de esfuerzo por vivir desde la creatividad y, sobre todo, desde el agradecimiento.
 Admirar a una persona es darle las gracias por existir ya que es más fácil vivir y estar en compañía de aquel a quien se admira que de otra persona que nos produce aburrimiento.
Admirar a alguien significa decirle te quiero con frecuencia y darle las gracias por sus virtudes.


viernes, 12 de mayo de 2017

¿Celos yo?


- "El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta". Jacinto Benavente
- "El que no tiene celos no está enamorado". San Agustín
- "Cuando el hombre es celoso, molesta; cuando no lo es, irrita". Refrán.

Un poco de celos en una relación pueden ser buenos...Pero en dosis pequeñas.
Se pueden volver un problema cuando son crónicos, debilitantes y evidentes.
Y lo peor, es que son sensación de debilidad.
A todas y todos nos gusta sentir que a nuestra pareja no le gusta que nadie se nos acerque con idea de ligar o querer acostarse con nosotras. De ahí a una obsesión hay un trecho.
Que nos guste que nuestra pareja le gusta a otros y es deseada por otros es bueno, para no bajar la guardia, no relajarse y saber que el amor hay que mimarlo a diario.
Nunca hay que descuidar a la pareja y pensar que porque es mi mujer o mi marido, ya la tengo o lo tengo seguro para siempre. Esto no es así.
Pero de ahí a un sin vivir tampoco.
Hay que tener confianza y hablando se entiende la gente. Hablemos con nuestra pareja de todo y de este tema de los celos también.
Tenemos que intentar tampoco estar dándole celos a la pareja a posta. Eso no está bien, porque se la puede hacer sufrir y sin motivo.
Quién confía en su pareja, no tendría porqué temer por la inseguridad de su relación.
Pero los celos están inscritos en nuestros genes, he leído por ahí. Por ello unos pocos celos son completamente normales.
Quién no experimenta nunca celos, no ama, algo falla.
Pero hay que sentirse única y único.
Vivir el presente, olvidarse del pasado y confiar. Sobre todo amar.



martes, 18 de abril de 2017

Poder decirnos las cosas.

- " El beso es una forma de diálogo"
- "El diálogo es el tesoro más dulce que puede existir entre los dos"
- "El diálogo es la base de los problemas y la solución de ellos"

Hablar no es lo mismo que dialogar. Muchas veces no nos damos cuenta de que la buena práctica del dialogo nos ayudaría a sobrellevar mucho mejor la convivencia. Pero no lo hacemos, lo que origina que la resolución del conflicto se retrase o empeore innecesariamente.
Hablar solamente implica una expresión verbal sobre lo que uno quiere expresar a la otra persona, pero en ningún caso conlleva que haya ningún entendimiento.
Los conflictos pueden ser buenos. Todos tenemos diferentes formas de ver las cosas, diferentes gustos, lo que hace que dialogar facilite alcanzar un acuerdo, fortalecer los vínculos y subsanar posibles heridas.
Lo que ocurre, con frecuencia, es que las personas implicadas no están dispuestas a ceder y se aferran a su postura al considerar que ceder supone una derrota, por lo que ni siquiera acceden a iniciar un diálogo, lo que impide solucionar el conflicto.
El dialogo se centra en un intercambio de opiniones y puntos de vista con una clara intención de establecer unos acuerdos mínimos.
Para que llegue a dar sus frutos son ingredientes básicos del diálogo: el respeto, la actitud de escucha y la empatía. También la sinceridad, el comunicarnos con el compromiso de ser claros y consecuentes tanto en nuestros actos como en nuestros sentimientos.
Todo lo anterior hace referencia al fondo del dialogo. Pero también es importante la forma. Cómo lo decimos.
Las cosas pueden decirse de muchas formas y maneras y en muchos momentos, lo que hay que hacer es buscar el momento oportuno. Sin ocultar la verdad, sin trampa ni hipocresía.
A veces, incluso, la sinceridad puede incluso “doler” pero si cuidamos cuando y como decirlo en el fondo lo que hace es prevenir males peores y ayudar a superar dificultades.

domingo, 16 de abril de 2017

Es necesario demostrar el amor.

-"No llames Amor al apego que tienes a esa persona. Porque el amor es libre, desinteresado  e incondicional". (Bernabé Tierno)
Nunca deberíamos dejar de decir a las personas que amamos cuánto las queremos y cuánto nos importan sus cosas, ser cariñosos con ellos, abrazarlos con frecuencia...
El amor verdadero es ese sentimiento que todos necesitamos recibir pero muchas veces no sabemos dar.
Existen personas que les da vergüenza demostrar sus sentimientos y mucho más si es en presencia de otros. No lo entiendo, pero ocurre con mucha frecuencia. Es tan significativo decirle a las personas que nos rodean "te quiero" que es una verdadera pena que ante los demás muchos temen hacerlo para que no los cataloguen de tontos o cursi.
Les cuesta, sobre todo si están delante de sus amigos, porque temen que si abrazan mucho a su mujer o novia quedarán en ridículo y no se dan cuenta que eso solo demuestra que estás enamorado y feliz.
El amor puede causar muchas buenas impresiones y cosas en nuestra vida.
Muchos piensan que el amor de pareja se demuestra con sexo y eso es un tremendo error, el sexo es un complemento del amor, es placer.
Muchas veces se tienen relaciones sexuales y no es precisamente por amor, sino por deseo, por atracción...A la persona que amas le demuestras lo importante que es un tu vida ayudándola en lo que necesitas, estando con ella en los buenos y malos momentos, tratándola con cariño, compartiendo risas y tristezas, preocupándote por ella y queriendo estar el máximo posible de tiempo a su lado, haciéndole sentir tu amor con caricias, besos y hasta con la mirada.
Si a eso le sumas un sexo placentero, apasionado muchísimo mejor porque llega a complementar todo lo demás.
Nunca dejes que el amor se muera.



martes, 7 de marzo de 2017

La felicidad nos cura el cuerpo y el alma.

- " La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días." (Benjamín Franklin).
- "La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien quién amar y alguna cosas que esperar"(Thomas Chalmers).
- " Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace"·( Jean Paul Sartre).

La felicidad es muy importante tanto a nivel emocional como físico.
La felicidad nos cura el cuerpo y el alma.
Tenemos que aprender a disfrutar cada instante. Los pequeños momentos felices son los que llenan nuestro día a día.
Tenemos que aprender a que las cosas malas o disgustillos no nos amarguen el día. Pensar en positivo, buscar ayudas, orientaciones, soluciones.
Las personas felices pueden aspirar a una vida más larga, tienen una mayor tolerancia al dolor y poseen un sistema inmunológico más fuerte  que los protege de diferentes enfermedades.
La buena noticia es que la felicidad no es una utopía, sino una realidad al alcance de nuestras manos.
La felicidad hay que asumirla como una meta.
No se puede pretender ser feliz y no hacer nada para lograrlo.
A veces continuar aferrados a viejos hábitos y en zona de confort, no es lo adecuado. Nos estanca, nos hace no intentar ser felices.
La felicidad no ocurre al azar, es un estado que necesita ser cultivado día tras día, como el amor.
Elegir la felicidad implica, sobre todo, estar dispuestos a emprender el camino que nos conduce a ella.
La felicidad no es un destino, es un camino.
La felicidad es una actitud.No es un estado.
Debemos dar gracias por lo que tenemos.
La felicidad se encuentra al rodearte de personas positivas, amigos que te apoyan o familiares que siempre están ahí. Son relaciones de calidad.
Para ser felices no necesitamos mucho, tan solo tenemos que apreciar lo que tenemos.
Ama los pequeños placeres de la vida.
Y duerme bien.



jueves, 23 de febrero de 2017

Te llevo en el corazón.



- Solo me queda decirte adiós para toda la vida, aunque toda la vida siga pensando en ti.
- Cuando le perdí lloré con el alma. No lloré físicamente, lloré de verdad, de la manera en que más duele, lloré sin lágrimas.
- Solo me queda el consuelo de pensar, que alguien que ahora está en el cielo, vela por mí.


 La muerte de un ser querido es una de las situaciones más dolorosas a las que nos enfrentamos en la vida.
Nunca estamos preparados sea cómo sea y cuándo sea.
Cuando se pierde a una persona querida se pierde a alguien que forma parte de nosotros mismos.
La vida nos cambia un poquito, nos hace como mayores.
Se modifica nuestra forma de ver el mundo y de enfrentarnos a él.
 Todos necesitamos hacer nuestro duelo. El tiempo suele curar las heridas, pero reconocer el dolor que nos causa una pérdida y actuar para sanarlo es algo que puede ser de ayuda. A continuación, enumero cinco ideas que pueden ayudarte a superar la muerte de un ser querido:
  1. Participa de las ceremonias. Los funerales y otras tradiciones pueden ayudar a la gente a atravesar los primeros días y a honrar la memoria de la persona fallecida. La simple presencia de otras personas que conocieron a tu ser querido puede ser reconfortante.
  2. Expresa y comparte tus emociones. No te reprimas si de pronto sientes que necesitas desahogarte llorando. No te preocupes si te resulta doloroso escuchar ciertas canciones o hacer algunas cosas porque te recuerdan a la persona que perdiste. Es normal sentirse así. Con el tiempo se volverá menos doloroso. Ten presente que puedes (y podrás) sentirte mejor a medida que pasa el tiempo.
  3. Habla del tema cuando puedas. A algunas personas les resulta útil contar la historia de su pérdida o expresar sus sentimientos. Pero en ocasiones, una persona puede no tener ganas de hablar sobre una pérdida y eso también está bien. Nadie debe sentirse presionado a hablar.

    Incluso si no quieres hablar, busca formas de expresar tus emociones y pensamientos. Comienza a escribir un diario sobre los recuerdos que tienes de la persona que perdiste y sobre cómo te sientes desde que no está contigo. O escribe una canción, un poema o un tributo sobre tu ser querido. Puedes hacerlo de forma privada o compartirlo con otras personas.
  4. Preserva su recuerdo. Crea algo que sea tu homenaje para recordar a la persona que falleció, o ríndele tributo plantando un árbol o un jardín, u honra su memoria en una forma adecuada, como puede ser participando de una carrera o caminata solidaria.
Dedico esta entrada a alguien muy especial:
Francisco: siempre te voy a llevar en el corazón. Tu acogida en estos 4 años ha sido maravillosa y nunca te olvidaré.Tus buenas caras, tus buenas palabras y aquél te quiero.

martes, 17 de enero de 2017

No al estrés.

-" Trabajar duro por algo que nos interesa se llama estrés. Trabajar duro por algo que amamos se llama pasión". (Anónimo)-
-" Vive el momento, día a día y no el estrés sobre el futuro. Las personas están tan atrapadas en mirar hacia el futuro, que se pierden lo que está delante de ellos" (Jenna Ushkowitz).

No al estrés.
Es estrés nos puede afectar a nivel físico, psicológico y social.
Y lo peor que nos hace sentirnos mal. Y al sentirnos mal, afecta a nuestros seres queridos, a nuestro entorno, a todo.
La ansiedad va muy relacionada con el estrés.
No debemos anticiparnos a cosas que no han sucedido.
La preocupación, el temor, la inseguridad, la dificultad para decidir, los miedos, los pensamientos negativos, temor a la pérdida de control, dificultades para pensar, estudiar o concentrarnos....Son síntomas de estrés y/o de ansiedad.
A nivel físico, podemos tener: sudoración, tensión muscular, palpitaciones, temblores, molestias en el estómago, molestias gástricas, dificultades respiratorias, sequedad en la boca, dificultades al tragar, dolores de cabeza, náuseas, molestias de estómago, podemos tiritar....
Otros síntomas son: fumar, beber o comer en exceso, intranquilidad motora, tartamudear, llorar...
También podemos sentirnos tristes, enfadados, irritables....Y también sentirnos agotados físicamente.
Vivimos queriendo hacer muchas cosas. Y tenemos que tranquilizarnos. Después del trabajo, sacar tiempo para llevar una vida saludable con actividades que nos gusten, pero tener tiempo para descansar también.
Aprender a relajarnos y a disfrutar del momento.
Por ejemplo disfrutar con una  película en casa en buena compañía o simplemente abrazarnos a nuestra pareja.
Vive.