martes, 22 de septiembre de 2015

¿Sabías los beneficios que proporcionan los orgasmos a nuestra salud?

"Las mujeres son capaces de fingir un orgasmo, pero los hombres pueden fingir una relación entera". (Sharon Stone)
"¿Qué es lo que más me gusta del sexo?La copa de antes y el cigarrillo de después".(Marilyn Monroe).
"Las mujeres necesitan una razón para tener sexo. Los hombres, sólo un lugar".(Billy Crystal).
" El sexo no es bueno porque destroza la ropa" (Jaqueline Kennedy).

Tener un orgasmo , además del gran placer que proporciona, también es una experiencia que tiene beneficios para nuestra salud.
Un orgasmo es el momento culminante del placer sexual. Beneficios:
- Al experimentar un orgasmo, se produce un aumento de nuestro rítmo cardíaco y de la presión arterial, lo que favorece el flujo de la sangre y la oxigenación de las células. Es por ello una buena actividad cardiovascular que tiene como beneficios en el funcionamiento cardíaco.
- El tener un orgasmo ayuda a reducir el nivel de estrés, la ansiedad y ofrece un buen descanso a nuestra mente.
-  Durante el sexo se liberan endorfinas, las cuales al producir efecto sedante favorecen el sueño, lo que nos ayudará a descansar más y mejor.
- También el orgasmo es un buen analgésico natural, pues son buenos para aliviar y calmar dolores de cabeza o las molestias relacionadas con el ciclo menstrual, como los calambres y los cólicos.
- También mejoran nuestra salud emocional. Influyen en mejorar nuestra autoestima, la confianza en nosotros mismos y nuestro ánimo en general.
- Durante el orgasmo aumenta el nivel de la hormona DHEA, la cuál genra un brillo especial en la piel y hace que luzca mejor y esté mejor nutrida y oxigenada.
Y si no tienes pareja, también se pueden tener orgasmos placenteros a través de la masturbación. Siempre es una opción con y sin pareja.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Agunas ideas para resolver conflictos con los alumnos/as

Es necesario tener en cuenta que cada alumno es diferente, por lo que no hay recetas que puedan aplicarse para todos, por ello lo más importante será hacer un análisis diferenciado en cada caso. Una vez hecho el análisis, junto con el orientador del centro y resto del profesores que le dan al curso del alumno en cuestión, podemos intentar transformar la actitud negativa en positiva, intentando reforzar aquellos comportamientos que más motivan a los alumnos.
Si como profesor te ves desbordado siempre pide ayuda al resto de profesores y al equipo directivo.
Pasos a seguir:
- Hacer un alto. Recobrar la calma. Decidir cómo manejar la situación: "Hablar hasta entenderse" es una buena estrategia, pero no todos los problemas son negociables.Se debe intervenir y poner límites firmes.Demostrar enojo, tiene efecto de hostiloidad en el alumno.A veces es mejor una cita en privado para deshogarse.
- Hablar y escucharse uno a otro: Profesor y alumno deben de hablar; para ello hay que crear las condiciones necesarias para comunicarse con respeto.Actitud relajada pero atenta del profesor, junto con un tono firme y afable. Demostrarle al alumno que se le aprecia , aunque creamos que no ha actuado bien.Tratar con respeto al alumno siempre.No emitir juicios.Hay que escuchar al alumno con la firme intención de ponerse en su sitio y poder comprenderle.
- Plantear el problema en función de sus necesidades: Hay que actuar un poco de detective  para encontrar las necesidades que motivan su conducta.Los demás alumnos juegan un papel muy importante a la hora de aclarar situaciones y hechos.
- Proponer soluciones: El profesor invita al alumno a que piense, junto con él, en las posibles maneras de resolver el problema.
- Elegir la idea o ideas que le guste tanto al alumno como al profesor: De todas las propuestas irlas razonando y ver cuál es la mejor.
- Hacer un plan, establecer una consecuencia y ponerlo en práctica: Se debe fijar una fecha para evaluar los resultados más adelante y ver si el problema que teníamos en clase ya se ha solucionado.
Los alumnos son quienes mejor saben qué medidas son útiles para ellos y si contribuyen a determinar las consecuencias, estarán mejor predispuestos a cooperar.
Siempre la solución debe ser justa para el alumno.
Hay que recordar que el propósito de cualquier intervención es no sólo frenar la conducta problemática en el momento, sino también ayudar al alumno a elegir otra conducta más apropiada en el futuro.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Lo que no debes hacer si tienes alumnos conflictivos en clase.

Para los maestros no es nada infrecuente encontrarse en el aula con uno o varios alumnos que interrumpen la clase constantemente con comentarios fuera de lugar o bromas, muestran su desinterés total por las asignaturas, faltan al respeto a compañeros y profesores,mantienen una actitud desafiante y, en los casos más extremos, actúan con violencia verbal y hasta física. Se trata de los alumnos considerados conflictivos.
Este tipo de situaciones son complejas y muchas veces difíciles de controlar y manejar. Para solucionar este problema es necesario la implicación de todos los actores de la comunidad educativa: profesores, dirección del centro, asociación de padres (APA), de los compañeros y, por supuesto, del propio alumno conflictivo y sus familiares.
Es difícil determinar cuál es la forma de actuaciópn idónea amte la presencia de alumnos conflictivos en el aula, la experiencia demuestra que las siguientes actitudes nunca dan buenos resultados, al menos a medio o largo plazo:
- Ignorar el problema, hacer como si no pasase nada.
-Descalificar a los niños conflictivos con insultos, ironías o amenazas.
- Por supuesto, nunca se debe agredir al alumno.
- Las exclusiones de tipo: expulsar al alumno del aula, enviarlo a dirección, al patio o a su casa.
- Asignarles tareas a modo de castigo explícito o encubierto.
- Bajarles las calificaciones por mal comportamiento.
- Amenazarles con llamar a sus padres u otras medidas.
- Imponerles castigos de manera sistemática como quitarles el recreo o quedarse en el aula fuera del horario escolar.
Aunque en situaciones puntuales algunas de estas medidas puedan dar la impresión de dar buenos resultados a corto plazo, casi siempre resultan contrarpoducentes a la larga, pues acaban deteriorando el vínculo entre el niño problemático , su aprendizaje y el entorno educativo.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Unos secretillos para cuidar el amor en pareja

"La música es la ropa del amor, y el amor es lo más cercano al adsoluto" (Peter Fonda).
"Ningún amor puede sustituir al amor" (Marguerite Duras).
""Nadie tiene dominio sobre el amor, pero el amor domina todas las cosas" (Jean de la Fontaine).
"La perfección del amor es morir por amor" (Denis de Rougemont).
Saber querer es un acto de generosidad mutua, de sensibilidad permanente, de entendimiento y afecto.
Unos secritillos que siempre pueden ayudarnos:
- Busca un equilibrio: El aburrimiento, la frustración y las fricciones diarias pueden extinguir la llama del amor. Para alimentarla, céntrate en las cosas buenas.Abraza y besa a tu pareja. Llámala desde la oficina...Siemrpe es buen momento para una muestra de amor.
- Mantén la cercanía: El tacto humano libera endorfinas, que hace sentir bien a quién da y a quién recibe. Cogerse las manos, acaariciarse, besarse..Irse a cenar solos, a bailar, de viaje...
- Recuerda que nadie es perfecto: No culpar al cónyuge cuando se está enojado.Saber reconocer los defectos de uno mismo.Aprender a valorar a nuestra pareja.Así el conyuge se sentirá apreciado y motivado.
- Conserva la chispa en tu relación: Cuidar el aspecto físico para gustarnos a nosotros mismos y a nuestra pareja es importante.Estar atractivos.
- Siemrpe pelear limpio: Los conflictos son normales y saludable en el matrimonio. Con buena actitud y la herramienta correcta, los conflictos abren la puerta hacia una mayor intimidad.Lo  primero es alejarse de la crítica para no agregar leña al fuego. Siempre calmarse y ser empático. Intentar inyectar un poco de humor.
- Elige el mejor momento y lugar: No empiece una charla que puede convertirse en discursión cuando esté cansado o hambriento. Y nunca intenta discutir temas maritales importantes si está ocupado con otra cosa( televisión, ordenador, teléfono, libro..).
- Escuche: Hablar menos y escuchar más.Los sentimientos a flor de piel necesitan ser expuestos. a veces, lo único que necesitamos para sentirnos más cerca de alguien es prestar mayor atención a lo que se dice.
A ver si estos secretillos nos ayudan a mejorarnos siempre a nosotros mismos.

martes, 1 de septiembre de 2015

¡Qué ganas de empezar de nuevo mis rutinas!


Amamos las vacaciones pero,cuando se prolongan, agotan tanto o más que la rutina: el cuerpo no soporta más excesos y la mente necesita una dosis de paz después de tantas reuniones familiares. Retomar los horarios es inevitable y cada vez más apetecido porque tiene sus ventajas.
El primer paso para recibir la normalidad sin dramas es la planificación. Si tuvimos uinas vacaciones agitadas en las que no descansamos, es fundamental que regresemos con antelación para que el cuerpo y la mente se sincronicen.
Con hábitos saludables nos vamos a sentir mejor y esto ayudará a que esa vuelta a la normalidad sea más llevadera.
- Hacer ejercicio: treinta minutos diarios, tres o cuatro veces a la semana.
- Utilizar técnicas culinarias saludables como la plancha, el vapor  o el horno.
- Planear una dieta equilibrada. baja en grasas y azúcares y rica en verduras, frutas, pescado o legumbres.
- Comer cuatro o cinco veces poca cantidad.
Además, cuando las vacaciones son prolongadas se da otra rutina: el exceso de tiempo libre. Adultos y niños pueden aburrirse, especialmente cuando no hicieron planes para el ocio. A veces estar junto con los hijos y demás familiares puede provocar irritabilidad en los padres y producir roces.
Por eso la vuelta al lugar de residencia no tiene necesariamente porqué significar el fin de las vacaciones.
Si tienes la tarde libre o aunque solo sean los fines de semana puedes dedicarlasa hacer cosas estimulantes, de este modo te resultará más llevadero el cambio.
Ocúpate de  disfrutar a lo largo de todo el  año de los  pequeños momentos, esa es la clave.
Hay tiempo para todo. Trabaja o estudia: cumple tus obligaciones primero y después disfruta de tu tiempo libre haciéndo cosas que te gusten