domingo, 16 de febrero de 2014

Llorar y reir casi a la vez..

"Voy a llorar sin prisa, voy a llorar hasta olvidar el llanto, y lograr la sonrisa" ( Sara de Ibáñez).
"Cuando no puedes hacerme reír ni llorar, sólo puedes cansarme" (Antonio Porchía).
"Ríe y el mundo reirá contigo, llora y el mundo, dándote la espalda, te dejará llorar" (Charles Chaplin).
La risa y el llanto son como el placer y el dolor; a veces marchan juntas, a veces una llama a la otra, a veces se ríe y se llora al mismo tiempo.
Hay quienes siempre ríen y hay quienes siempre lloran. Me gustan las personas que saben reír y también saben llorar. La risa es el mejor remedio para casi todos los males. Quién sabe reír sabe resolver todos sus problemas, porque al mundo y a ellos no se les puede dar mucha importancia. Todos tenemos problemas, pero todos no sabemos reírnos de ellos y de nosotros mismos.
Pues sí, aprendamos a reírnos de nosotros mismos y de reírnos con la gente. Reír es muy sano, mejora la salud y hace pasar ratos entrañables con amigos y familia.
Regala una sonrisa a los demás y serás una dosis de aliento para los de tu alrededor.
Cuando reímos y lloramos en unos instantes, está claro que estamos vivos, que estamos emocionados, que estamos con alguien tan importante al que le estamos expresando nuestros sentimientos.
Atrévete a contar cómo te sientes, desahogarse está bien y es beneficioso compartir con los demás nuestras alegrías y tristezas.
No nos sirve cualquiera para estas cosas. Elige a la persona adecuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario