martes, 28 de enero de 2014

Alumnos cansados a primera hora de la mañana.

Muchos alumnos inician su jornada escolar en un estado de agotamiento por no haber descansado ni desayunado adecuadamente. El aprendizaje es muy difícil en esas condiciones.
En los pasillos, por la mañana temprano antes de empezar, los profesores vemos: "caras de sueño,agotamiento, cansancio o desgana de los alumnos".
No está bien mirar hacia otra parte y no ver los problemas que están habiendo.
Lo cierto es que antes de empezar la jornada laboral, tenemos a la mayoría de los estudiantes con las pilas gastadas ( y no las de los móviles). Pero no hacemos nada.
Los padres no son conscientes de lo que está pasando. Si esto que les pasa a los alumnos, les pasara a médicos, enfermeros, pilotos, conductores...podríamos  tener graves problemas, nuestras vidas, correrían peligro..Pero en nuestros institutos y colegios lo dejamos pasar.
Si analizamos el tema y pensamos qué causas provocarían este agotamiento de nuestros alumnos, encontraríamos varias:
1. Nuestros estudiantes trasnochan demasiado: Cuidado con el whatsappeo, las redes sociales, los juegos electrónicos, las series y las películas nocturnas. En la adolescencia les llama la atención la noche, los padres duermen y ellos se sienten libres.
2. Las familias españolas suelen tener ritmos tardíos: Se cena bastante tarde y se mantienen conversaciones telefónicas a altas horas de la noche y también el enganche de algunos programas televisivos.
3. Muchas alumnos van a clase sin haber desayunado bien: Es muy importante un buen desayuno y es curioso como mis propios alumnos me confiesan que por las mañanas no les entra nada e incluso que no tienen tiempo para desayunar.
4. Los estudiantes necesitan adquirir tono físico por la mañana: Una buena ducha matutina, el citado buen desayuno y el paseo a pie hacia el colegio o instituto es una buena opción, cuando la distancia lo permite. Y por supuesto, el ejercicio habitual contribuye a mantener ese buen tono físico.
5. Estudiar de madrugada: En mi opinión es una mala costumbre que todos hemos hecho alguna vez. Hay que organizarse bien las horas de estudio.
El agotamiento tiene efectos inmediatos con impacto en el rendimiento académico.
Los alumnos están cansados, con sueño, con malestar físico, malhumor, irritables, desmotivados y desconcentrados...Con lo cuál afecta a su memoria y se reduce su agudeza intelectual.
"El sueño es necesario para la consolidación de la memoria", como lo es para "mantener niveles de atención sostenida durante la clase", afirma Francisco Mora.
En conclusión: Cuidado con trasnochar y no descansar lo suficiente, cuidado con la  deficiente alimentación y procurar hacer algo de deporte.
Y por supuesto organizar bien el tiempo de nuestros hijos y no bajar la guardia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario