martes, 26 de febrero de 2013

Tengo cuerpo de viernes... y es martes.

En educación a los viernes, les llamamos "San viernes"..y normalmente parece que ese día se nos olvida que estamos cansados de toda la semana y como empieza el fin de semana...suele ser un día bastante bueno, tanto en nosotros los profesores como en el alumnado en general...Y más estupendo es todavía si al terminar de trabajar...nos vamos unos cuantos compañeros a tomar algo por ahí...
Cada vez lo tengo más claro, la alegría y el buen humor se contagian...El martes pasado cuando llegué a trabajar estaba eufórica, me encontraba verdaderamente bien, con qué ganas empecé el día...parece que era fiesta para mi...un día de trabajo en el que quería impregnar a mis compañeros del buen hacer que se puede transmitir a los alumnos....Hasta mis alumnos lo notaban..y hay que ver que la mañana fue estupenda..con mi buen humor pude darle la vuelta a todos los problemas que fueron surgiendo...y cuando hablábamos de ellos ...ya parecían más relativos, menos importantes...soportables y con solución..
Y eso que todos tenemos problemas, y el que diga que no tiene ninguno...no me lo creo..La verdad es que tampoco podemos pretender estar todos los días divinos, pero si tenemos que intentar no poner cara de pocos amigos y tener una expresión hostil hacia los demás cuando nos pasa algo que no nos gusta...Porque normalmente los que nos rodean no tienen la culpa y como se transmite nuestro mal humor, pues con esta actitud negativa ...no vamos a ninguna parte....ni en casa ..ni en el trabajo...
Los problemas hay que intentar solucionarlos y no vivir amargados...sobre todo cuando no son de salud y podemos intentar ponerles solución...Los de salud son más complicados..pero con una actitud positiva también llegan a ser más llevaderos.
Da mucho gusto cuando entras a trabajar y te dicen: " qué alegría de verte...eres como una luz en la noche..".

No hay comentarios:

Publicar un comentario