sábado, 11 de mayo de 2013

¿Eres una persona puntual en tus citas y obligaciones?

"La informalidad en atender una cita es un claro acto de deshonestidad. Igual puedes robar el dinero de una persona si robas su tiempo" (Horace Manm).
"Procuro ser siempre puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera" (Nicolás Boileau.Despieaux).
El valor de la puntualidad es la disciplina de estar a tiempo para cumplir nuestras obligaciones: una cita del trabajo, una reunión de amigos, un compromiso de la oficina, un trabajo pendiente de entregar..
La falta de puntualidad habla por sí misma, de ahí se deduce con facilidad la escasa o nula organización de nuestro tiempo, de planificación en nuestras actividades,y por supuesto de una agenda.
Para ser puntual primeramente debemos ser conscientes que toda persona, evento, reunión, actividad o cita tiene un grado particular de importancia. Nuestra palabra debería ser el sinónimo de garatia para contar con nuestra presencia en el momento preciso y necesario.
Hay personas que se distinguen por su impuntualidad...llegar tarde es una forma de llamar la atención...Frases como: "si quieren, que me esperen","para que llegar a tiempo si..", "no pasa nada"...Estas y otras actitudes son el reflejo del poco respeto que se siente hacia los demás...
Cuidado con la pereza, desorden, irresponsabilidad...olvido..etc.
Ser puntuales es una forma de hacerle a los demás la vida más agradable, mejora nuestro orden y nos convierte en personas dignas de confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario