lunes, 2 de junio de 2014

¿Te conoces a ti mismo?

Para lograr una cierta estabilidad emocional y tener equilibrio psicológico es necesario conocernos a nosotros mismos.
Conocer nuestras aptitudes, limitaciones, temperamento, tendencias, intereses, motivaciones, sentimientos....A lo largo de toda nuestra vida intentaremos conocernos mejor, pero nunca llegamos a un conocimiento absoluto.
Para conocerse a sí mismo es necesario ser consciente y trabajar en dos planos de la realidad que parecen a primera vista separados pero que, en realidad son uno solo: nuestro interés , observarnos, analizarnos y nuestra realidad exterior, nuestro comportamiento, nuestros logros, lo que los demás opinan de nosotros, etc.
Si conocemos nuestras aptitudes, podemos desarrollarlas; si conocemos nuestras limitaciones y defectos, ya hemos dado un primer paso para superarlas, para conocernos mejor y evitar objetivos que no seremos capaces de lograr, evitando así posibles frustraciones.
En definitiva, el mejor conocimiento de uno mismo es fundamental para perfilar un proyecto personal de vida realista, para aceptarnos tal y como somos, dentro de un espíritu de superación y de coherencia interna, que favorece la constancia y la continuidad biográfica, traduciéndose en sentirnos a gusto con nosotros mismos, punto clave para lograr una buena adaptación dentro de nuestro entorno y unas relaciones interpersonales sólidas, creativas y satisfactorias en todos los sentidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario