martes, 6 de mayo de 2014

Locos de amor.

¿Por qué nos gusta una persona en concreto?
El momento de la vida que nos encontremos es muy importante. Hay que estar dispuesto a enamorarse.
He leído que los hombres se enamoran más deprisa que las mujeres. Aunque tanto ellas como ellos son igualmente apasionados.
Pero parece ser que hay una región cerebral en los hombres que va asociada a la integración de los estímulos visuales. Las mujeres se pasan media vida intentando gustar a los hombres.
Es increíble que las imágenes visuales sean más importantes que el olor. Somos como los primates con un sentido del olfato reducido. Por eso lo llaman amor a primera vista, no amor a la primera olida.
En las mujeres se ha descubierto en el cerebro áreas asociadas a la memoria y rememoración. La mujer tendía a mirar a un hombre y saber si será un buen padre o marido. Y también a recordar si es detallista o no.
Pero cuando estás loco de  amor, se haya mucha actividad en varias partes del cerebro. Y eso hace que se produzca dopamina, un estimulante natural que proporciona sensaciones de plenitud, euforia y cambios de humor.
Se trata de simple química, cada vez que producimos un pensamiento o tenemos una motivación o experimentamos una emoción.
El amor romántico llega a ser adictivo.
El amor romántico es un impulso más verdadero que el impulso sexual. Cuando estamos completamente enamorados, queremos irnos a la cama con nuestra pareja, pero lo que verdaderamente queremos es estar con esa persona cada minuto del día. Se crea una unión emocional. Una de las características principales del amor romántico es el deseo de contacto sexual. Cuando nos enamoramos pasamos a ser realmente posesivos.
El amor romántico es peligroso, lleva consigo una gran felicidad y una gran tristeza. Cuando hay rechazo se puede llegar incluso a la muerte.
Por eso el amor hay que vivirlo cuando es mutuo con pasión, ilusión y darlo todo. Y pensar en lo afortunados que somos por sentirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario