martes, 23 de septiembre de 2014

¿Tenemos suficiente paciencia ante las cosas, con nosotros mismos y con los demás?

"La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia la debilidad del fuerte". (Inmanuel Kant).
"Hay un momento límite en el que la paciencia deja de ser una virtud". (Edmund Burke).
"La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces". (Proverbio persa).
"La paciencia tiene más poder que la fuerza". (Plutarco).
A veces las prisas nos impiden disfrutar del presente. Disfrutar de cada instante sólo es posible con unas dosis de paciencia, virtud que podemos desarrollar y que nos permitirá vivir sin prisas. La paciencia nos permite ver con claridad el origen de los problemas y la mejor manera de solucionarlos.
La paciencia es una virtud por la que soportamos con ánimo sereno los males y los avatares de la vida. No es un simple aguantarse, es parte de la virtud de la fortaleza y lleva a aceptar con serenidad el dolor y las pruebas de la vida, grandes o pequeñas.
La persona paciencia tiende a desarrollar una sensibilidad que le va a permitir identificar los problemas, contrariedades, alegrías, triunfos y fracasos del día a día y, por medio de ella, afrontar la vida de una manera optimista, tranquila y siempre en busca de armonía.
Es necesario tener paciencia con todo el mundo, pero, en primer lugar , con uno mismo.
Paciencia también con quienes nos relacionamos más a menudo. Todos tenemos defectos y por eso debemos ser pacientes con los demás.
Esperar un tiempo , sonreír, dar una buena contestación ante una impertinencia puede hacer que nuestras palabras lleguen al corazón de esas personas que actúan de manera contraria a la deseada o que simplemente no se encuentran bien y la pagan con los demás.
Es fácil escribir cosas sensatas, bonitas, buenos consejos....Pero es difícil hacer las cosas bien, reaccionar bien, encontrarse bien con nosotros mismos.
He aprendido que lo peor que hay es aislarse, cuando tengamos un problema o nos sintamos mal y veamos que nuestra paciencia se acabó.....Habla ,habla y habla con alguien. Echa mano de tu pareja, de tu familia, de tus amigos y te sentirás mejor.  Es la mejor terapia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario