viernes, 26 de septiembre de 2014

Entrégate...atrévete.

El placer no tiene edad. Cometemos el error de pensar que a partir de cierta edad el sexo ya no tiene cabida. No es cierto. Sí puede ocurrir en la menopausia que las mujeres tienen una disminución hormonal que produce atrofia de la vagina y falta de lubricación, lo que puede conllevar molestias a la hora de mantener relaciones sexuales. Pero hay tratamientos locales, como lubricar la vagina, para mitigar esos dolores. También los hombres sobre las mismas edades notan que ya no tienen 30 años, pero también hay remedios para solucionar estos problemillas.
No obstante no caigas en el error de pensar que el sexo es penetración. La sexualidad va mucho más allá.  
Huye de las rutinas, no tengas relaciones siempre en el mismo lugar, a la misma hora.. La novedad motiva; la rutina aburre. Simplemente recorrer la piel de tu pareja, la zona erógena más grande del mundo es puro placer.
Quien se entrega al placer de sentir cada momento vive una sexualidad plena, imaginativa y divertida; se regala una inyección de autoestima y sensualidad, despierta todos sus sentidos y se respeta a sí mismo y a los demás.
Pero disfrutar del sexo es responsabilidad tuya, debes darte permiso para hacerlo; no esperes pasivamente a que surja o el otro te lo dé.
Los límites los pones tú. Trata de ir un poco más allá. No tengas miedo y, si la otra vez dijiste "no", prueba esta vez a decir "si".
Mantén viva la pasión. Descubre cómo disfrutar de una sexualidad plena y sus beneficios. Empieza saboreando cada beso, caricia, recorre su piel como si nunca lo hubieses hecho...
Olvídate del trabajo, los niños, la lavadora, y redescubre el poder de la mirada, los aromas, las caricias, el gusto....Cuánto más disfrutas, más se despierta el deseo, y con él la pasión y vuestra relación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario