martes, 31 de enero de 2012

Los hijos pueden ser unos desconocidos para sus padres.

Es muy fuerte, pero la experiencia me dice que a veces pasa. Un hijo/a se puede convertir en un verdadero desconocido para sus padres.
Los padres siempren creen que conocen a sus hijos, que saben lo que les gusta, que conocen a sus amigos....y a veces son unos verdaderos desconocidos.
Sobre todo en la época de la adolescencia, en la secundaria, es cuando más sorpresas hay.
Como madres y padres a los hijos se les ve siempre pequeños, porque también en casa ellos se comportan un poco así, pero algunos cambian mucho fuera de casa, con sus amigos, con sus colegas...
Se ha visto mucho en la televisión la escena de cuando salen el fin de semana..que llevan escondida otra ropa u otra camiseta y los padres no se enteran de nada. Estos adolescentes o jóvenes, se convierten en unos verdaderos transformistas.
Lo importante es que se hable mucho con ellos y les preguntemos sus gustos, sin imponer los nuestros, que los dejemos hablar,expresarse...que ellos tienen su carácter, su personalidad y no siempre tienen que parecerse a nosotros.y sobre todo pensar que nosotros también tuvimos esa edad.
La comunicación es importante tanto para los hijos como para la pareja, ya que en la pareja no podemos cada uno decir una cosa, si no a los hijos los volvemos locos y no saben qué es lo mejor. Aunar ideas a solas , sin ellos y poneros de acuerdo, antes de tomar decisiones importantes o plantearles razonamientos...y siempre escucharlos y aconsejarles.
Con mucho cariño y amor se consigue casi todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario