martes, 7 de marzo de 2017

La felicidad nos cura el cuerpo y el alma.

- " La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días." (Benjamín Franklin).
- "La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien quién amar y alguna cosas que esperar"(Thomas Chalmers).
- " Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace"·( Jean Paul Sartre).

La felicidad es muy importante tanto a nivel emocional como físico.
La felicidad nos cura el cuerpo y el alma.
Tenemos que aprender a disfrutar cada instante. Los pequeños momentos felices son los que llenan nuestro día a día.
Tenemos que aprender a que las cosas malas o disgustillos no nos amarguen el día. Pensar en positivo, buscar ayudas, orientaciones, soluciones.
Las personas felices pueden aspirar a una vida más larga, tienen una mayor tolerancia al dolor y poseen un sistema inmunológico más fuerte  que los protege de diferentes enfermedades.
La buena noticia es que la felicidad no es una utopía, sino una realidad al alcance de nuestras manos.
La felicidad hay que asumirla como una meta.
No se puede pretender ser feliz y no hacer nada para lograrlo.
A veces continuar aferrados a viejos hábitos y en zona de confort, no es lo adecuado. Nos estanca, nos hace no intentar ser felices.
La felicidad no ocurre al azar, es un estado que necesita ser cultivado día tras día, como el amor.
Elegir la felicidad implica, sobre todo, estar dispuestos a emprender el camino que nos conduce a ella.
La felicidad no es un destino, es un camino.
La felicidad es una actitud.No es un estado.
Debemos dar gracias por lo que tenemos.
La felicidad se encuentra al rodearte de personas positivas, amigos que te apoyan o familiares que siempre están ahí. Son relaciones de calidad.
Para ser felices no necesitamos mucho, tan solo tenemos que apreciar lo que tenemos.
Ama los pequeños placeres de la vida.
Y duerme bien.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada