jueves, 21 de enero de 2016

NO, a la presión social.

" La presión social sólo afecta a aquellos que todavía no saben que ser perfecto no es obligatorio". Anónimo
" Para saber lo que es verdadero y sin la presión social es conocer su verdadera naturaleza". Martha Beck
En la vida, no te arrepientes de lo que haces, sino de lo que no haces.
Si vives constantemente a merced de los demás y con miedo a qué pensarán de ti, no solo jamás serás libre sino que será imposible que seas auténtico y feliz.
Las personas que son esclavas a la hora de hacer las cosas o necesitan ir a la última moda y juzgar todo para sentirse superiores, son personas que están atadas de pies a cabeza por la presión social y no son quienes parecen ser sino que en realidad, se abrieran su alma te darías cuenta que son personas totalmente distintas.
No seas intolerante, no rechaces a gente, que la presión social no te impida hacer lo que quieres en realidad, porque al final el que terminas perdiendo eres tú.
La  presión social, te mata poco a poco, te impide ser tú mismo, hacer lo que te apasiona, crear un buen círculo social y te impide ser libre.Es como si estuviera una parte de ti dentro de una cárcel pequeña con barrotes. Esa parte de ti grita y grita, desesperado quiere salir porque quiere ser feliz y tú no la dejas.Te sientes triste, con depresión a veces.Te puedes sentir infeliz, que te falta algo, pero no sabes qué.
La presión social no obedece a la lógica ni a la ética sino a las normas sociales que establecen círculos cercanos.
Me refiero por ejemplo a personas que citican a los que ganan dinero y luego si un día ellos ganan mucho están más contentos que unas pascuas.
Vive la vida.
Pasa del " qué dirán".
Intenta ser feliz.
También intenta hacer felices a los que te rodean.Aunque a veces, no sea compatible las dos cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario