jueves, 24 de octubre de 2013

¿Somos coherentes con nuestros sentimientos?

"Extrañamos lo que una vez tuvimos, ignoramos lo que tenemos, necesitamos lo que no nos hace falta y buscamos lo que ya tenemos". (Anónimo)
En la vida pienso que debemos ser coherentes en todo. Esto significa que no debemos pensar de una forma y actuar de otra.
Si creemos en algo, si estamos convencidos de ello, ¿cómo después hacemos justo lo contrario?
A mi esto no me gusta.
Siempre por no hacer sufrir a alguien, por comodidad, por costumbre, por el que dirán, por respeto a los padres...no se hace lo que verdaderamente queremos o necesitamos. Hay que tener mucho cuidado, a veces una mala decisión puede ocasionar nuestra infelicidad y no vivir nuestra vida como merecemos.
Tenemos que acostumbrarnos a vivir nuestra vida, no la de los demás o la vida de nuestros padres.
Desvincularse es difícil, pero a veces necesario. Perdemos nuestra identidad a menudo.
Cuando se debe tomar una decisión importante, tendemos mucho a sopesar la famosa balanza y esto aunque lo hagamos y pensemos no es fácil, no estamos en una clase de matemáticas, estamos hablando de nuestra vida y de sentimientos. También es verdad, que cuando tenemos cierta edad, ya tenemos responsabilidades, obligaciones, no estamos solos, también hay que pensar en ellos.
Pero en temas de amor, de sentimientos profundos y verdaderos, tenemos que pensar que el amor mueve montañas, esto significa que con ese amor podemos impregnar a los que queremos y hacerlos comprender nuestras decisiones.
Ser sinceros, no engañar es una táctica de grandeza. Dice mucho bueno de una persona.
No hay que vivir en el pasado, pensando en lo que podría haber sido y lamentándonos, esto no nos permite evolucionar. Hay que valorar siempre lo que tenemos, no solo valorarlo si lo perdemos, darle a cada cosa su valor en cada momento.
Lo que sí es verdad,que las cosas cambian, los sentimientos cambian y las personas cambiamos...estamos hablando de pequeños cambios, lo esencial permanece.
Cuando nos enamoramos de alguien, es un error pensar en cambiar a la otra persona, esa persona es así y si nos gusta tiene que gustarnos tal cuál es, aceptarla como es.
Cuando se cierran etapas en nuestra vida, no hay que pensar en lo malo, es justo al revés, hay que pensar lo bonito que ha sido lo vivido en esos años y aunque ahora ya no nos llene, antes sí estuvo bien. A veces se cierran etapas,se empiezan otras y hay que ponerles ilusión, ganas y mucho amor.
En cualquier caso, ser honestos en la vida y coherentes con nuestros ideales y sentimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario